El misterioso mundo del Pencak Silat un poco menos misterioso

Por Diego Ruiz

 

 

¿Cómo aterriza uno en el mundo del Pencak Silat?
En mi caso, yo practicaba otras disciplinas, de las que consideraras solventes para la calle y competentes en lo que a defensa personal se refiere. En cierto momento de mi vida, venía echando mucho de menos una actividad con una mayor componente artística o de expresión corporal… se podría decir que echaba a faltar “arte” en “arte-marcial”. Descubrí el Pencak Silat y quedé fascinado por su estética y sus formas de movimiento, y más aún cuando comencé a leer sobre todo su trasfondo etnográfico y cultural. Después de bastante esfuerzo, pude coincidir con un chico de Ginebra que había vivido muchos años en Singapore, el que sería mi instructor. Durante varios años realizó el trabajo duro de enseñarme las bases. Finalmente fui a conocer a la que había sido su familia allá y a aprender con ellos en la manera que siempre se ha hecho allí. Ahora, continuo con su familia y los amigos de esta cuando puedo coincidir con algunos de ellos… hasta que tenga otro rato para volver allá. Este va a ser, un pequeño paseo por algunas de las cuestiones que hacen de este arte una experiencia tan singular…

 

Para empezar, ¿existen varios estilos o escuelas de Pencak Silat?
Pencak Silat es un término paraguas para referirse a las distintas expresiones de este arte marcial que tienen un origen y un trasfondo en el archipiélago Indonesio y Malasia. En el mundo del Silat, los términos “estilo”, “escuela”, o “familia” siguen siendo intercambiables entre sí. Algunos estilos de Pencak Silat pueden mencionarse por el nombre de una aldea, o por el apellido de una familia. Al final, la montaña puede subirse por distintos caminos, pero el paisaje que se disfruta desde la cima es el mismo para todos. Algunos estilos son bastante estructurados y ordenados, mientras que otras escuelas –por ejemplo la mía, no lo somos tanto… (artículo entero en la revista)


leer_mas_pdf ◄ Volver Atrás