El Taoísmo en la Artes Marciales Internas de Wudang

Por Alex Mieza “Zi Xiao”
16ª Generación de Wudang Sanfeng Pai
Discípulo del Maestro Yuan Xiugang
www.laoshanwushu.com

 

Las montañas de Wudang, en China, han sido conocidas desde hace cientos de años como un lugar sagrado de cultivo espiritual y de profundo desarrollo de las Artes Marciales Internas o “Neijiaquan”. Destacan especialmente por ser el núcleo de multitud de templos taoístas y por su tradición histórica de maestros relevantes del taoísmo y de la medicina tradicional china.

El taoísmo es un sistema filosófico desarrollado a partir de las escrituras de Laozi, recopiladas en el libro del Tao Te King “Daodejing”. Es una tradición filosófica que lleva más de dos milenios ejerciendo su influencia en los pueblos del extremo oriente.

El objetivo fundamental de los taoístas es la búsqueda de la inmortalidad o mejor dicho de la longevidad y de la autosuperación del propio ser en comunidad con su entorno. Los ideales taoístas nacen de la integración en el entorno natural, la idea de compenetrarse con la naturaleza de tal modo que se lleguen a experimentar los ritmos vitales que resuenan en ella, sintonizando el propio cuerpo humano mediante una serie de ejercicios acorde con esos ritmos, ganando así serenidad mental y energía física.

Los taoístas han vivido desde siempre descubriendo métodos que pudiesen prolongar su vida. Parte del resultado de esta paciente búsqueda ha sido el gran desarrollo de las prácticas de refinamiento de la energía vital “Qi”, y el incremento en la salud de sus practicantes. Este camino incluye la purificación de uno mismo a través del control de las emociones mediante la contemplación, la meditación, el control de la respiración y otras formas de autodisciplina como los conocidos ejercicios dentro de las artes internas: Daoyin, Qigong, Neidan y Neijiaquan.

Para todo ello el practicante taoísta desarrolla tales actividades mediante el concepto de la “No acción” o Wu Wei, que en la filosofía taoísta es el concepto de la acción sin acción intencionada, donde no debe confundirse el no actuar en el sentido de no hacer nada. El Wu Wei describe un importante aspecto en el cual la forma más adecuada de enfrentarse a una situación es la de actuar sin forzar, es pues, una forma natural de hacer las cosas sin forzarlas mediante artificios que desvirtúen su armonía y principios. Es el cese de la acción inducida por los deseos y por el apego, un modo de actuar que no deja trazas en la naturaleza, invisible, armonioso y que no se delata a sí mismo. Una especial forma de fluir sin influir, de vivir sin interrumpir y de favorecer sin impedir.

Las Neijiaquan o “Artes Marciales Internas” se centran en la consciencia del espíritu, de la mente, de la energía vital y del uso de la relajación en lugar de aprovechar la tensión muscular. A pesar de que la práctica de la mayoría de los estilos internos se lleva a cabo lentamente, en algunas ocasiones aparecen repentinos estallidos de movimientos explosivos o “Fajin”. En una situación de combate real, los estilos internos se llevan a cabo con ligera rapidez, aun así el objetivo es aprender a implicar todo el cuerpo en cada movimiento… (artículo entero en la revista).


leer_mas_pdf ◄ Volver Atrás