Aikido por la Vida

Sesión de entrenamiento de “Aikido por la Vida ” en Zaragoza

 

Por Alberto Marco Arcalá
4º Dan de Aikido

 

El pasado 26 de mayo de 2012 tuvo lugar en el Gimnasio Almozara Open Sport de Zaragoza un entrenamiento abierto a cuantos budokas tuvieron a bien asistir, tanto de Aikido como de otras Artes Marciales, tales como por ejemplo el Karate-Do, y de hecho fue objeto de una amplia respuesta, pues contó con la presencia de practicantes procedentes, no sólo de la misma ciudad en la que tenía lugar este evento, sino también de lugares tan diversos como Fuentes de Ebro en la propia Zaragoza, Lérida y Hostalric en Gerona, Toledo y, por supuesto, San Sebastián, ya que la enseñanza estuvo impartida por el Maestro D. Miguel BAENA, que lleva a cabo habitualmente su práctica en dicha ciudad y que es sobradamente reconocido en el ámbito del Aikido, especialmente por ostentar el grado de quinto Dan del Aikikai de Tokyo en Japón, y que acudió con un nutrido grupo de alumnos a propuesta del Maestro D. José Santos NALDA ALBIAC, organizador del encuentro.
La sesión se desarrolló a lo largo de la mañana con dos facetas bien diferenciadas, aunque no por ello desligadas entre sí, sino más bien estrechamente relacionadas una con otra. Como no podía ser de otra manera, hubo una vertiente técnica, en la que el Maestro D. Miguel BAENA transmitió su visión y su práctica de las diferentes variantes de que puede ser objeto el movimiento Irimi Nage, bien conocido en el Aikido, con un trabajo muy armónico, coordinado y dinámico, en el que se hizó hincapié en la necesidad de lograr un desequilibrio del adversario (en sus dos formas más básicas de Tai Gaeshi [desequilibrio hacia atrás] y Tai Mawashi [desequilibrio hacia adelante]) para realizar correctamente dicho movimiento, y asimismo en la importancia del desplazamiento y muy especialmente de un correcto uso de las piernas como base imprescindible para este y para cualquier otro trabajo en este y en las demás Artes Marciales. Sin embargo, lejos de limitarse a este aspecto, la enseñanza fue más allá y trascendió de lo meramente técnico para abordar un plano más general y anímico en el que se puso de manifiesto la utilidad del Aikido como instrumento para una gestión de los conflictos lo menos traumática posible a través de una actitud mental positiva, de aceptación del conflicto pero no de resignación sino, por el contrario, de integración, que permita conseguir al final del proceso que el conflicto deje de serlo y así, su más adecuada resolución. Partiendo, pues, de sus experiencias personales de feliz superación de numerosas adversidades, el Sr. BAENA mostró y a la vez demostró que, al igual que el adversario constituye una parte insoslayable de los movimientos del Aikido, mediante los cuales se dirige y se solventa su agresión, también frente a cualesquiera conflictos se ha de actuar con una disposición semejante que permita, no tanto ignorarlos sino, antes al contrario, canalizarlos hasta que tales conflictos lleguen a dejar de serlo. De hecho, y sin restar interés a la dimensión estrictamente técnica, lo cierto es que fue esta segunda perspectiva anímica y mental del Aikido la que suscitó mayor debate entre los asistentes, y de ahí las numerosas preguntas que se le formularon al Maestro a este respecto en los últimos momentos de este entrenamiento… (artículo entero en la revista).


leer_mas_pdf ◄ Volver Atrás