La leyenda del Yama Arashi (El making off del libro)

Por Pau-Ramon (obra publicada)
Dan Nihon Tai Jitsu
Dan Nihon Kobudo
Dan Tanbojutsu
.
Hacia el año 1975 mi padre me mostró una publicación especial de la revista Judo Kodokan dedicada a la creación del judo y su evolución en sus primeras décadas de su existencia; revista que había sido publicada en el año 1962, en Francia, por Judo International del maestro Henry Plee. En esta publicación, entre una gran infinidad de datos, se encontraba un capítulo dedicado al Yama Arashi y a su creador de la variante del Kodokan.
.
Esta historia me provocó una gran fascinación y como otros muchos temas de las artes marciales japonesas captó mis energías para dedicarle una especial interés. Al principio mi investigación no fue fácil, en un mundo sin internet toda indagación era como una carrera de fondo. Un largo maratón en el que lo ideal era no perder el ritmo, sin prisas pero sin pausas. Esta era la teoría pero las pausas eran constantes. Pocas publicaciones llegaban a mis manos, pero el libro de Kawaishi dedicado al judo fue otro hallazgo, pero lo información era muy limitada; había muy poca explicación en el libro, no narraba ni su origen ni ningún comentario sobre Saigo Shiro.
.

La leyenda del Yama Arashi

.
Siguiendo el método que me habían enseñado en la institución escolar, en la cual había cursado mis estudios, inicié un archivo sobre esta técnica, de entrada una ficha que catalogase las pocas informaciones a mi abasto. Pero la ficha no se llenaba de entradas rápidamente, todo lo contrario. Varios años después el maestro Roland Hernaez demostró en un curso, realizado en las antiguas instalaciones del Judo Barcelona, su versión, y tenía muy poca relación con el Yama Arashi que había conocido anteriormente. La investigación se complicaba… no tan sólo no avanzaba con los datos iniciales, sino que descubría otra técnica distinta alejada de la primera conocida.
.
En el año 1999, concretamente en el mes de abril, otro episodio en mi investigación fue la posibilidad de asistir a la proyección de la película La leyenda del gran Judo, en la Filmoteca de Cataluña. Este film dirigido por Akira Kurosawa, cuyo título original era Sugata Sanshiro . Pero aparte de ser consciente de que esta historia había adquirido una importancia que sobrepasaba las artes marciales, poca información me daba Kurosawa, influido, seguramente por las dudas que siempre han rodeado a la técnica Yama Arashi, no plasmó con ninguna nitidez la técnica. Sí que me ayudó a tomar conciencia de que Yama Arashi del Kodokan se había convertido en una leyenda que saltaba a la gran pantalla.
.
Aproveché tanto mis visitas a Japón, Kodokan, Dojo Yoseikan; como mis Mondo con el maestro Roland Hernaez para escudriñar más información. Pero poco avanzaban mis investigaciones. Muchas horas me pasaba entre inmensas estanterías de libros antiguos dedicados a las artes marciales en el barrio Jinbocho de Tokyo. A veces tenía suerte y encontraba un libro de jujutsu o una revista, aunque me ampliaban muy poco la información. Viajaba por Japón para visitar las localidades que eran importantes para entender la historia del protagonista de esta leyenda: Saigo Shiro. Varias veces viajé a Aizu-wakamatsu, Tokyo, Shizuoka, Nagasaki, Hiroshima, etc. Miles de kilómetros por la red ferroviaria del Japón. Centenares de fotografías y largas lecturas de la información turística, acompañado por mi familia (Maria Dolors, Xènia, Ariadna y Sergi) que me ayudaban sobretodo en el trabajo fotográfico y la comunicación.
.

.
Otro suceso surge en mi investigación: Luis Orlando Bermúdez se integra en mi escuela, tras un largo camino en las artes marciales que lo ha convertido en una gran experto. Aparece en el transcurso de la práctica la técnica Yama Arashi del maestro Hernaez, y Luis Orlando me muestra una variante semejante a simple vista pero observándola en profundidad muy diferente… más información para una investigación de largo recorrido.
.
Volviendo a la dificultad de encontrar tratados sobre este tema en las librerías de libros antiguos en las principales poblaciones del Japón, había que buscar una nueva estrategia. En este caso un colaborador japonés se personó en la Biblioteca de la Dieta de Tokyo y solicitó fotocopiar libros que habían sido publicados hacía años y que no se volverían a editar. Con esto conseguí documentarme, y entre los escasas reproducciones obtuve el libro del maestro Mochizuki.
.
Aunque no es hasta que se desarrolla plenamente internet que no puedo obtener la máxima información posible. Con esta tecnología he podido obtener información de diferentes biblioteca, museos, periódicos, etc., gracias a sus archivos digitalizados al alcance de los investigadores.


leer_mas_pdf ◄ Volver Atrás